Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog

Personajes Fantasmales...

portada

En la region centroamericana, abundan los relatos fantasticos que no son mas que narraciones que han venido siendo arrastradas por generaciones que nos han antecedido, echando a volar nuestra imaginacion.

En lo profundo de cerros y montañas hay numerosas fincas o haciendas, propiedad de hombres curtidos por el sol y que a base de trabajo duro se vuelven adinerados. Uno de ellos era Don Felipe Guardado, quien alla en tierra adentro poseia una en la que se dedicada a la ganaderia y agricultura. El hombre era prospero y una tarde platicaba con su mujer, le contaba que tenia que viajar e ir a dejar unas cargas frijol al '' Matazano'' donde Don Polo.
Para el viernes todo estaba listo para la partida, la noche cayo sobre la comarca y el silencio nocturno como un manto cubrio todo en la hacienda; tal como ordeno al patron a las 3:00am comenzo el movimiento de los hombres y bestias.
A la luz de la hoguera en el patio principal, una a una fueron cargando a los animales e inmediatamente, salian con los hombres que los arriaban. Disponiendose a montar su vigorosa yegua Don Felipe se despedia de su esposa Doña Chana.
- Bueno mujer ya nos vamos ''vua'' pasar por donde el compadre Lencho, dejandole el pisto que vos sabes.
- Que Dios los lleve con bien, los esperamos mañana por la tardecita.

El grupo siguio el rumbo que los llevaria hasta el Matasano, la luz de la luna les hacia mas facil el camino.
Poco despues Don Felipe daba instrucciones al capataz
- Adrián,me voy a desviar a casa del compadre Lencho dejandole un encargo, vos seguis sin deterte porque las bestias van cargadas luego los alcanzo.
- Descuide patron, yo me hago cargo de todo.

Como a los 10 minutos llegaba a su destino los perros ladraban y la figura se perfiló en la puerta de la casa. Era Don Lencho, quien recibia a Don Felipe y lo invitaba a pasar a la casa para beber una taza de cafecito. Los compadres se saludaron en el área rural las viviendas quedan retiradas entre si aunque las amistades se conservan con fuertes lazos.

Al calor del fogón Don Lencho y su mujer conversaban con Don Felipe de cosas comunes, sin embargo, poco despues Don Felipe montaba de nuevo despidiendose. Al pasar por una tupida arboleada que ocultaba la luz de la luna, la yegua dio un brusco respingo, repentinamente la bestia se encabritó de tal forma que derribó al jinete quien no pudo controlarla. Don Felipe se preguntaba que sucedia? la respuesta creyó tenerla al ver entre los arbustos proximos a él, como dos brasas encendidas que parecian observarlo; aquellos puntos rojizos en la oscuridad eran atemorizantes y a la vez fascinantes, Don Felipe estaba como hipnotizado, muy despacio echó mano a su pistola y disparo hasta agotar la carga, sin embargo aquellos ojos seguian imperturbables, entonces Don Felipe , rudo y valeinte como son los hombres del campo perdio el control de si mismo.
- Quien sea que sea, salga de ahi !!!, eee...esto es como cosa del demonio, algo...go me esta dominando!

Junto al sudor que salia de su frente sintio que su cuerpo se engrifaba y su cabeza se agrandaba. Pero subitamente oyó detrás de los arbustos un sonido escalofriante, algo como huesos que chocaban entre si con insistencia.
Justo en ese instante un debil rayo de luna descubrio a un animal pequeño parecido a un perro que avanzaba hacia Don Felipe. La fantastica figura del Cadejo Negro del cual se cuentan tantas cosas demoniacas estaba ahi, frente a Don Felipe quien no podia despegar sus ojos de aquel animal negro que se les aparece a las personas que caminan por sitios solitarios en horas de la noche.
Como movido por un imperioso mandato comenzo a seguir a aquel ser maligno que ya se internaba por la maleza con rumbo a la montaña, por mas esfuerzos que hiciera, la fuerzas del mal simbolizadas por el cadejo negro dominaban su cuerpo y mente; por sitios abrotps aquella extraña marcha continuaba seguramente hacia un lugar solo conocido por el cadejo, los ruidos o sonidos producidos por aves, animales nocturnos se escuchaban al paso de Don Felipe y aquel siniestro animal. Mas adelante escuchaba voces que denotaban llanto  y dolor, gemidos que le atemorizaban; habia transcurrido como hora y media desde la malefica aparicion, cuando un repentino ventarron se hizo sentir, los arboles se estremecian de la fuerte ráfaga. El cadejo se detuvo y una visible inquietud se apodero del animal sus orejas se pararon en señal de alerta y ante los ojos desorbitados de Don Felipe, a pocos pasos aparecio una figura, era alguien vestido de negro y una gran capa roja que flameaba al impulso del viento; casi se le paraliza el corazon al presentir mas que saber de quien se trataba '' era el Diablo''
Aquellos ojos malignos parecian despedir fuego, el aterrorizado Don Felipe no podia librarse de su influjo, una sonora carcajada retumbo en la estancia, el cadejo negro con su horrible sonido se acerco al demonio y empezo a dar vueltas alrededor como señal de respeto o como queriendole decir algo con su actitud.
Don Felipe pensaba - ¿y ahora que va a pasar? el diablo me llevará con él? sera que el cadejo le trae la gente que camina sola en las noches? con razon cuantas personas se pierden y nunca mas se sabe de ellas.

Con ademán imperioso extendiendo su brazo señalando a Don Felipe dijo el diablo:
- Y vos... vos te venis con nosotros a lo que de ahora en adelante sera tu casa jajajaja el infierno... nuncan mas te volveran a ver.. ahora sos mio ... jajajaja

En esos instantes una claridad fue apareciendo rapidamente en el lugar, no era la luz de la luna, era la claridad del alba que antecede a los rayos del sol que anuncian un nuevo dia, era la luz enemiga de las tinieblas y de los malos espiritus nocturnos.
- Maldicion!! Dijo el diablo... - Nos sorprendio la luz del dia... ya no puedo hacer nada, vamonos!!.. y vos Felipe, por hoy te has escapado pero...

Ante los ojos de Don Felipe aquellas horrendas figuras se fueron diluyendo en el aire al paso de la claridad del dia. Don Felipe dijo:
- Ohh!! que experiencia tan espantosa la que he pasado... gracias Dios mio por haberme salvado.

Pese a la inmensa alegria el rostro de Don Felipe mostraba las huellas de la fatiga por el esfuerzo de la caminata y por el susto de haber estado con el Cadejo y el mismo Diablo. El frescor de la mañana y el cansancio hizo que se sentara y sin proponerselo se quedo dormido. Mientras dormia, tuvo un sueño extraño se veía en él sujetado por el diablo  que lo llevaba hacia una cueva mientras que el cadejo negro peleaba ferozmente con otro animal similar solo que de color blanco.
Aquella situacion duro largo rato, pero de pronto un destello luminoso del cielo hizo que el diablo y su cadejo negro salieran huyendo despavoridos.

Aquel animal parecido a un perro noble, blanco como la nieve se le acerco amistoso y luego se alejaba para inmediatamente volver a su lado en una clara invitacion de que lo siguiera... ante aquella insistencia Don Felipe lo seguia...despues de un largo rato se desperto del dicho sueño; se sentia desorientado...
- No tengo idea de donde me encuentro, caminé mucho en la oscuridad y ni supe por donde debo salir de aqui.. debo encontrar el camino a casa.

Comenzo a caminar tratando de orientarse pero no encontraba la forma de salir; el sol iba descendiendo a la vez que Don Felipe se desesperaba, se dirigio con decision hacia el lugar donde veia que se movia algo pero no encontro nada, de nuevo le parecio ver algo alla en medio de la vegetacion, con rapidez llego al lugar y al girar la cabeza si lo miró, ciertamente a poca distancia se encontraba un animal semejante a un perro blanco, Don Felipe se encamino hacia el animal que al momento empezo a caminar despacio como dando lugar a que lo siguiera, y asi Don Felipe seguia al animal cada vez con mayor confianza ya que se daba cuenta que lo estaba sacando de aquella espesura... el regreso no fue tan dificil, ahora a la luz del dia podia ver lo intrincado del terreno pero con la alegria de regresar a su casa ni lo sentia, minutos despues se dio cuenta que por donde iba ya le era conocido y asi en forma misteriosa el cadejo blanco desapareció de su vista justo cuando ya reconoció el lugar donde estaba. Don Felipe estaba perplejo, se daba cuenta que sin la ayuda del cadejo blanco jamas hubiera salido de la montaña.
El Cadejo Negro y el Cadejo Blanco existian y él daba testimonio de ello.

***************************************************************************************

Le salio el Duende

duendes
Danlì, cuna de grandes talentos, pequeña comunidad donde han sucedido cosas muy extrañas como la que a contfinuacion relatamos. Rositfa, una niña de 9 años, de boquita de fresa y ojos profundamente azules, era hija de un modesto matrimonio que se dedicaba a la venta de golosinas por los barrios de la ciudad. La niña  se quedaba sola cuidando la casa, mientras sus padres iban a trabajar. Una tarde, al regresar el matrimonio, la pequeña les conto que un muchachito habia llegado a la casa y que le habia regalado una muñeca... ''Miren que bonita la muñeca... el muchachitfo es muy binito tambien, pero anda con un sombrero''.
El padre la tomo entre brazos y depositando un beso en su mejilla le dijo '' Ese niño seguramente andaba con el sombrero del papá... pero no te dijo si volveria?.. La niña sonriendo asintio con la cabeza, se solto de los brazos de su padre y con la muñequita entre sus manitas salio corriendo para el solar. Al siguiente dia cuando los padres regresaron la niña les dijo que su amiguito habia estado muy divertido.
Los padres de la niña no habian tomado muy enserio el asunto hasta que con el correr de los dias ffueron descubriendo extraños regfalos: Un collar de piedras de colores, una estauilla antigua, una corneta, una espada, y varias pepitas de oro.

Una señora llamada María fue buscada por el padre y acto seguido le explicaron la amistad de la niña con el cipote a quien no conocian, pero que la niña miraba todas las tardes cuando ellos iban a trabajar. ''Vean, dijo doña Maria, -vayanse sin cuidado porque hoy me quedare a cuidar a Rosita, si veo algo extraño inmediatamente se los dire''
Esa tarde la señora se quedó arregalndo la casa, mientras Rosita jugaba con su muñeca. Doña Maria se sorprendio al escuchar que la niña platicaba con alguien, se asomó por la puerta pero no habia nadie, sin embargo Rosita seguia jugando y platicando ,se reia y de la nada aparecian objetos.

Un frio intenso recorrió el cuerpo de doña Maria, al ver como iban apareciendo en el aire, muñecos, pequeñas cajas, mables, cintas de colores, pañuelos, y muchas cosas mas... con voz temblorosa llamño a la niña y en ese instante recibió  en pleno rostro, una plasta de estiércol de vaca... luego sintió  que alguien le levantaba el vestido y le arañaban las piernas dejándole la marca de pequeñas uñas ...doña Maria no resistio mas y salió corriendo  pegando unos gritos espantosos... los vecinos al escuchar los gritos y el llanto de la señora, salieron presurosos de sus casas para ver que estaba ocurriendo. Dos  hombres sujetaron a la doña, pero ésta no podia hablar con el terror pintado en su rostro y solo señalaba para la casa.
Los mas curiosos se aventuraron a investigar que sucedia en la casa y se armaron de palos y machetes. Al llegar ala puerta los palos  y machetes salieron disparados de sus manos y comenzaron a castigarlos... fue un éscandalo sin precedentes. Todo el que llegaba a curiosear no tardaba mucho tiempo en salir corriendo porque algo le sucedia.
Cuando los padres de la niña regresaban y vieron aquella gran cantidad de curisoso, preguntaron que sucedia. '' Hay un fantasma o algo terrible en su casa, hemos querido sacar a su hija y nos han corrido los demonios''. L a madre atribulada corrió hacia la casa, intentaron detenerla y todo fue en vano... fue la única persona que logró entrar en la casa sin que la atacaran fuerzas invisibles. Durante quince minutos la gente se mantuvo en suspensos.

No se escuchaba ni un ruido en el interior de aquella casa, que los vecinos ya habian bautizado como Embrujada. Antes de que la señora saliera, llegaron unos hombres con guitarras y maracas, comenzaron a cantar en voz fuerte, a medida que iban cantando se acercaban más y más a la puerta... al fin lograron entrar sonando más fuerte sus guitarras y cantando a toda voz. En un rincón de la salita estaban la señora y su hija abrazadas y temblando de pies a cabeza... una especie de explosion  se escuchó en el techo de la casa y las tejas salieron volando en mil pedazos, pero los de las guitarras  no se inmutaron y siguieron cantando.

Los objetos de la casa comenzaron a flotar, peines, cepillos, sillas, camas, botellas, ropa, en fin era una danza extraña formada por una fuerza invisible, pero los de las guitarras cantaron con mas fuerza  y media hora despues los objetos volvieron a sus lugares, las tejas que se habian convertido en mil pedazos volvieron a unirse hasta cubrir el techo de la casa nuevamente y una risita se escuchó en el aire... al fin se iba, el espíritu juguetón abandonada la casa . ''Ya me dolia la garganta de cantar Papá'' dijo uno de los  muchachos dirigiéndose a uno de los guitarristas... ''Asi es hijo- contestó  el viejo pero al fin sacamos al duende de ésta casa, no volverá a molestar''

duende (1)
Sí, era el duende, pequeño espiritu burlon más inofensivo que ofensivo. El viejo de la guitarra explicó  a los padres después del trementdo susto, que cuando él se dio cuenta de los sucedido, inmediatamente buscó a su hijo y  a dos de sus sobrinos que tocaban guitarra, porque sabia que se trataba del duende y que la única forma de correrlo era la música, pues la música es a lo único que teme. Más tarde la niña explicó que el cipote que comenzó a jugar con ella despues le decia cosas de amor pero que se habia enojado mucho cuando doña Maria se quedó en la casa. ''Era un cipote bien  catrín con un sombrerote... cuando asustó a doña Maria corrió a toda la gente, me amarró con unos cordones cuando mamá entró a la casa y me soltó solo la quedaba viendo pero no nos hizo nada, despues al oir la música quedó suspendido en el aire y puso cara de enojado y le dio vuelta a todo hasta que salió disparado por el techo de la casa''.
El sucedo fue muy comentado en el país. Meses después se dijo que el duende habia aparecido en Santa Bárbara, luego en otras poblaciones y el remedio para correrlo siempre fue la música. Desde aquella terrible experiencia, los padres de Rosita nunca volvieron a dejarla sola.


Archivos

Acerca del blog

Conexion HN Revista Virtual en Conjunto con nuestro Programa de TV ConexionHN Los Sabados 6pm En Vivo por Hondured Canal 13