Overblog Seguir este blog
Edit page Administration Create my blog

Brujeria, Demonios...


disco d


El Diablo  que apareció en una Discoteca


-Este extraño hecho sucedió ya varios años atras frente a la UNAH, donde actualmente se encuentran locales de comida rapida; en ese tiempo atras ahi habia  la discoteque ''ARENAS '' muy popular entre los jovenes universitarios.

Cuentan los testigos y personas que vivieron esta experiencia que cierta noche la discoteca estaba en su apogeo cuando de pronto se apareció un hombre alto, elegante, vestido de negro y muy atractivo a las mujeres que no quitaban su vista de aquel hombre.

-Este hombre invito tragos a todos los presentes, lo cual provoco la algarabia de todos, luego saco a bailar a una joven preciosa la cual estaba como hipnotizada al ritmo de la musica.

-Pasaban los minutos y de repente la musica se vio  interrumpida por el grito de la joven mujer la cual grito  que el hombre con quien bailaba estaba frio, le araño los brazos y al agachar la mirada vio que éste tenia patas de cabra en vez de pies.

- Acto seguido la joven se desmayó, se empezó a escuchar una carcajada espeluznante departe de aquel hombre que causaba un miedo aterrador... la gente salió despavorida de ese lugar, el lugar se empezó a llenar de humo y olor a azufre, la gente corriendo por todos lados y los que huian por el boulevard Suyapa casi eran atropellados por los carros que transitaban....

-Minutos después algunas personas regresaron al lugar para ver que como quedo el sitio y sintieron aun el olor al azufre y dicen que vieron en el piso las marcas de las pisadas de un animal que tenias cascos como las cabras.

 -Cuentan que la joven fue llevaba al hospital y casi se muere por esta experiencia y a raiz de la misma parece que la gente temia ir de nuevo a ese lugar, que años más tarde cerró por tal causa.

Insolito, verdad ?


**********************************************************


El maleficio


Sucedió en Valle de Ángeles, muy cerca de la ciudad de Tegucigalpa, en 1968. Ésta es la historia de una joven bonita de aquella comunidad a la que todos los hombres admiraban, pero había uno en particular que “le llevaba hambre”.

Se llamaba Sarita y su pretendiente correspondía al nombre de Samuel. Resulta que Samuel estaba obsesionado con la muchacha, aunque ella no le hacía caso, le aparecía en todas partes hasta que un día llegó a sentir miedo terrible cada vez que lo miraba. Una tarde, aquella obsesión de Samuel lo llevó a cometer un acto de violencia en contra de Sara.

La esperó en una esquina, le tapó la boca con sus manos y la llevó a un monte cercano donde trató de violarla, acto que no pudo consumar por los gritos de la muchacha. Llegaron los vecinos, quienes capturaron a Samuel y lo entregaron a las autoridades.

La indignación fue calmada por los agentes del orden público y cuando se llevaban a Samuel éste gritó: “Díganle a Sarita que aunque nunca sea mi mujer va a perder su virginidad con un animal”. Aquellas palabras causaron risa a los ahí presentes: “No cabe la menor duda de que ese hombre es un tonto”, “Los golpes que le pegamos lo dejaron más bruto de lo que es”, opinaron. Finalmente Samuel fue trasladado a la Penitenciaria Central de Tegucigalpa por la grave acusación que pesaba sobre él.

Una mañana Sara amaneció con deseos de vomitar, le dijo a su mamá que se sentía mal y la llevaron donde un médico. Luego de examinarla el doctor dijo que estaba sana y que posiblemente algo que había comido le provocó náuseas.

En los meses siguientes presentó todos los síntomas de una mujer embarazada, la barriga le iba creciendo y los vecinos comenzaron a murmurar. Nuevamente la llevaron a la clínica y el médico les explicó que la muchacha era virgen, que no estaba encinta. En los días subsiguientes fue examinada por varios médicos y el diagnostico fue el mismo: “Ella no había perdido su virginidad, no está embarazada”.

Una tía de Sarita que había llegado de San Juan de Flores manifestó que nadie iba a detectar el embarazo porque aquello era “un mal” que le habían hecho a su sobrina. Por consejos de un señor se trasladaron a Tegucigalpa en busca de una señora llamada María de la Paz, a quien conocí después de la curación de Sarita. Doña María llegó a mi oficina en ese tiempo yo trabajaba en Emisoras Unidas.

Ella sacó de un costal un bote grande que contenía el cuerpo de una tortuga sin caparazón y poco a poco me fue narrando lo sucedido en Valle de Ángeles. “Aquí están las pruebas don Jorge, ella perdió su virginidad con un animal, como lo había dicho Samuel, quien fue asesinado en la Penitenciaria Central y desde el penal le hizo la brujería. Como pude ver se trata de una tortuga y aunque la ciencia médica no lo acepte y muchas personas se burlen, el mal existe. Afortunadamente Sarita está bien, gracias a Dios yo serví humildemente para sacar el mal”, relató.

Doña María de la Paz falleció hace muchos años. Cuando conversamos me dio la impresión de ser una mujer fuerte, decidida, que no le tenía miedo a nada. El caso fue muy comentado en Valle de Ángeles y en todo el país cuando lo di a conocer por el programa radial “Cuentos y leyendas de Honduras”, aún hay personas que hacen la señal de la cruz para alejar el mal de sus vidas.

Hay quienes viven practicando brujerías para causarle daño a los demás, pero existen personas que se encargan de curar esos males, como aconteció con doña María.

Regresando al tema de la joven que fue víctima de la hechicería, podemos afirmar que en aquellos días cualquiera que miraba a Sara podría decir que estaba embarazada, pues algo se movía en su vientre como si fuera un bebé.

Los familiares de la muchacha estaban aterrados, no sabían qué hacer, los médicos y las parteras decían que no estaba embarazada pues era virgen y resultaba ridículo pensar que sin tener relaciones sexuales pudiera estar encinta. Don Zelaya, amigo de la familia, dijo claramente lo que sucedía: “Esta muchacha es víctima de una fuerte hechicería, yo conozco a la persona que la puede curar”.

Fue así que viajaron de Valle de Ángeles a la capital en busca de doña María, quien recibió a la madre de la muchacha y con la información proporcionada por ella le dijo: “ Ella va a perder su virginidad… ya veremos qué animal le pusieron en el vientre”.

Cuando la curandera llegó al Valle a una humilde vivienda hizo salir a todas las personas que ahí se encontraban y sólo permitió que la madre de Sara estuviera presente: “Vea lo que vea -dijo doña María-, oiga lo que oiga no vaya a gritar ni haga ruidos, es muy peligroso porque estas cosas son del demonio”.

A la ocho de la noche doña María le dio de beber a Sara un té de hierbas y poco después comenzaron los dolores de parto. La curandera colocó una paila llena de agua limpia al pie de la cama, los dolores continuaron hasta que finalmente Sara expulso una tortuga sin caparazón que cayó en la paila llena de agua, nadó unos minutos y luego se murió.

“Fue algo espantoso. La mamá se desmayó, la muchacha quiso ver lo que había echado y no se lo permití. Por fortuna, la gente humilde sabe obedecer y todos siguieron mis instrucciones. Quizás en este mundo existan quienes se rían de estas cosas y se burle, de ellas, pero el mal existe”, dijo doña María.

Una tarde llegó a mi oficina doña María a decirme que iba a despedirse porque pronto dejaría este mundo, pero que llevaba el recuerdo de nuestra amistad. Dos meses más tarde sus hijos me avisaron que había muerto de cáncer

********************************************************

En las vueltas de la leona

Partiendo de lo que fue el mercado Los Dolores hacia el parque La Leona, la calle llevaba el nombre de “La Pradera” en la capital de Honduras, la accidentada topografía de la ciudad y las vueltas que había que dar para llegar al parque subiendo la pradera, fueron conocidas como las vueltas de La Leona”.

En esa subida vivió hace muchos años una joven y bella mujer que se dedicaba a la práctica de ciencias ocultas y era visitada por la gente bien de la ciudad deseosa por saber lo que le deparaba el destino para afianzar un amor o recuperar un amor perdido.

Una tarde llegó a visitarla un joven llamado Efraín quien buscaba urgentemente contactarse con su madre muerta. Me la han recomendado dos personas que la visitan, dijo Efraín, se que usted posee dones especiales y quisiera saber si podría comunicarme con mi madre, ella falleció hace dos años, la mujer lo miró fijamente a los ojos y le dijo;

“Acompáñeme… siéntese en esa silla y coloque sus manos sobre la mesa, dentro de unos minutos sabremos si su madre desea comunicarse con usted”. Acto seguido ella colocó un espejo sobre la mesa un vaso lleno de agua y frente al vaso una vela de color blanco. “Concéntrese en la figura de su mamá como cuando estaba viva voy a encender esa vela y si ella aparece en el espejo es que quiere entablar una comunicación con usted”.

Al encender la vela apagó las luces de la habitación se sentó en un extremo de la mesa y con voz suave preguntó: “¿Qué ve en el espejo?”, “Veo que se está formando una figura… es, es mi madre... Dios mío... esto es... increíble. La mujer encendió las luces y quitando el espejo expresó: “Tiene que estar el próximo viernes conmigo, venga a las diez de la noche, estaré preparada para que por mi medio pueda platicar con su mamá”, posteriormente hablaron del precio de aquella extraña consulta y de lo que costaría la comunicación con la difunta. Concluidos los arreglos él se alejó presuroso de aquella casa ubicada en las vueltas de La Leona.

Llegó el día señalado para invocar al espíritu de la madre de Efraín, la mujer lo recibió con amabilidad, lo llevó a la habitación donde previamente había colocado un gran espejo y una vela grande enfrente, vamos a comunicarnos con el espíritu de su madre –dijo ella, espero que se haga presente, aún no me ha dicho su nombre para llamarla.

Efraín un poco nervioso le dijo: “Adela, se llamaba Adela”, encendió la vela y la mujer le pidió a Efraín que se colocara ante el espejo para llamar a doña Adela, cuando el reloj marcaba las diez de la noche con veinte minutos en el fondo del espejo apareció una especie de neblina...

Durante una semana Efraín fue presa de una elevada fiebre, deliraba y se ponía como loco, todo lo soportó solo hasta que una tarde imploró a Dios que lo perdonara; “Perdóname Dios mío, he pecado tratando de hablar con mi madre muerta... hice cosas incorrectas Señor”, poco a poco el joven se fue recuperando, a veces escuchaba una voz que le decía: “Maldito... por tu culpa estoy en el infierno”.

Una mañana fue a visitar a un viejo amigo de la familia don Macario Vásquez a quien le contó lo sucedido, el viejo mirándolo de pies a cabeza le dijo: “No me explico como no estás muerto o loco, si sigues escuchando esa voz tenemos que ir a esa casa a las once de la noche para liberar a las almas en pena que ahí habitaban y seguramente el alma de doña Adela también se encontraba en penas por haberla llamado por el espejo.

“Tienes que pedirle perdón a tu mamá –dijo el viejo, debes tener mucho valor, vamos a enfrentar algo desconocido”.Escogieron un viernes para ir a la casa, don Macario llevaba agua bendita, un crucifijo de madera y un rosario.

Llegaron frente a la casa a las once de la noche, el viejo empujó suavemente la puerta, estaba abierta, acto seguido encendió varias velas que iluminaron el interior, había fragmentos de vidrios en el piso, orando en voz alta don Macario comenzó a regar agua bendita por toda la casa y una señal suya el muchacho gritó: “Mamá... perdóname no debí llamar tu espíritu, perdón mamá” en ese momento la puerta se cerró violentamente y un aire helado invadió la casa, don Macario se arrodilló:

“En el nombre de Dios todopoderoso mandamos a todos los espíritus diabólicos que se encuentran aquí que se vayan de donde vinieron, han sido vengados los muertos y en el nombre de Jesús pedimos al espíritu de la mujer diabólica que aquí vivía que se vaya para siempre sin causarle daño a nadie, las velas se apagaron y un grito aterrador se escuchó en aquella zona de la ciudad capital.

El viejo y el joven abandonaron el lugar desapareciendo entre las sombras de la noche. Cuentan que Efraín dedicó su vida al servicio de Dios aconsejando a la gente que nunca se invocara en las ciencias ocultas o que consultara a los muertos, a todos les contaba la tenebrosa historia de aquella casa ubicada en las vueltas de La Leona. Con el tiempo la casa fue derrumbada y en su lugar hoy se levanta una moderna construcción.


*********************************************************

Leyenda '' El hombre que intento hacer un pacto con el Diablo''

d




Don Eusebio Flores afirma que tenia 9 años de edad cuando ocurrió el caso que ahora relatamos tal como nos fue enviado por Don ¨Chevo¨
Allá por los años de la ultima decada del siglo pasado, contrajo matrimonio civil y religioso en la Villa de Naranjillo. del Departamento de Santa Bárbara, el señor Francisco Flores con la joven Felipa Caballero, eran de condicion humilde y muy pobres, pues él solo ganaba dos reales al dia (25 cts) y con eso se mantenian.
A consecuencia de la pobreza empezo para ellos una vida dificil, pero mas dificil fue encontrar la tranquilidad, porque solo pasaban peleando. Era una fuerte la desesperacion de Francisco que como ya habi oido que el Diablo hacia tratos con los humanos a cambio del alma de una persona, pensó que Lucifer le proporcionaria riquezas ilimitadas para su bienestar.
Fue asi que decidio entrevistarse con el señor de las tinieblas para celebrar un pacto, pero antes tenia que comunicarle a un amigo aquella idea que vendria a resolver todos sus problemas. Fue a visitar a Rafael Varela, comunicándole su proyecto y a la vez a invitarlo para que lo acompañara a buscar al Diablo.
-Pero estás loco- dijo Rafael- no existe tal pacto. Esas son puras papadas que inventa la gente que no tiene nada que hacer. Ademas en caso de existir el Diablo, me imagino que deberia tenerse mucho valor para poder hablarle.

-Vos sabes que yo soy hombre de mucho valor y que los tengo bien puestos - contestó Francisco - no le tengo miedo a nadie y mucho menos al Diablo.

Finalmente los dos amigos se pusieron deacuerdo y escogieron un lugar donde supuestamente seria mas facil encontrar a Lucifer, lo esperarían a las 12 de la noche para realizar el pacto. Se trataba de una escarpada montaña por donde cruza un antiguo camino, como a una milla de distancia de la poblacion.
En horas de la tarde de ese mismo dia. Francisco se dedico a sacarle filo a su tinca (machete canaliado). que se usaba en aquel tiempo. A las 11 de la noche se condujeron  a la cuchilla de la montaña por el camino que conduce a la hacienda '' El Conal'', hasta llegar a un sitio del cual podrian observar a cualquier persona que subiera la pendiente. Poco después  sintieron un abrisa arenosa, suave, extraña, que procedia de la parte mas alta de la montaña.
Los dos amigos esperaban con la vista fija en la hacienda, cuando al pasar la brisa, Rafael vio hacia un lado de la poblacion y con sorpresa descubrió a un hombre vestido de negro montado en una mula del mismo color. Se puso nervioso pensando que su amigo Francisco le hablaria al extfraño, y sin quitar la vista del hombre extendió su brazo para tocar a su amigo y su sorpresa fue mayor al constatar que ya no estaba Francisco en su lugar. Sintió que las piernas le temblaban y solo pensó en escapar de aquel sitio.
Muriéndose de pánico se fue resbalando en cuclillas pegado al barranco del camino al lado opuesto de la poblacion y pasó junto al caballero de negro sin despegarle la vista hasta pasar una curva, entonces se enderezó y emprendió veloz carrera pasando por un terreno de arboles frutales. En ese instante se produjo de nuevo la brisa arenosa que meció los árboles y al mismo tiempo en el otro lado de la montaña se dejó escuchar un fuerte mugido, produciendo en Rafael un escalofrio terrible, al grado de sentir que llevaba el pelo erizado.

No dejó de correr hasta llegar a su casa y se tiró en la cama con todo y ropa sin poder conciliar el sueño pensando en la suerte que habia corrido su amigo Francisco. Ya para amanecer empezaron a tocar la puerta con fuerza y a pesar del miedo que aun sentia preguntó:
- ¿Quién es?
-Grrr...sss....gaghhhh....

Solo escucho sonidos guturales y para darse cuenta de lo que ocurria abrió lentamente la puerta. Ahí estaba Francisco en un estado lamentable, presentando golpes en diferentes partes del cuerpo y muchos rasguños sin poder hablar. Inmediatamente  Rafael fue a llamar a los familiares de Francisco, contándoles lo sucedido, indicándoles con el dedo la dirección  que habian tomado. La esposa y demás familiares de Fco empezaron a frotarlo con ruda, agua florida y otras plantas medicinales, hasta que lograron volverlo a su estado normal, pero no quiso dar detalles a nadie sobre lo que le sucedió.
Al día siguiente y cuando estuvo solo con Rafael le confesó la verdad:
- Mirá, te voy a decir francamente todo lo que me pasó. Cuando apareció aquel hombre vestido de negro, me entró una canillera perra, te lo juro, no supe a qué horas salí a mil corriendo por la montaña porque me iba siguiendo un toro enorme como ho había visto jamás en mi visa. No sé como puercas logré salir todo herido y con los pedazos de ropa hasta un claro, pero pedí con todas las fuerzas la ayuda de Dios y cuando quise gritar me dí cuenta que había quedado mudo. No me explico cómo fue que llegué hasta tu casa pero te vuelvo a jurar que estoy arrepentido y antes de hacer cualquier trato con el Diablo, prefiero seguir ganando dos reales y estar alegando con mi mujer!

Pero después del caso ya relatado, aunque aquel matrimonio sufria por la pobreza, nunca más se produjeron pleitos. Finalmente diciendo don Eusebio Flores '' Cuando este caso ocurrió  yo tenia como 9 años, pues nací en el año de 1888 y el propio Rafael me lo contó''


***************************************************************

Leyenda '' El pacto de mi tío Jeremías''ccc

Una tarde del día 23 de Diciembre de 1952 , a eso de las 4:30 pm mi mamá Juana me mando donde mi tío Jeremías a dejarle unos sabrosos nacatameles, para saborearlos como es tradición general en los hogares hondureños, el dia 24 (Noche Buena), al llegar a casa de mi tío y mientras me devolvían la servilleta en que entregaron  los nacatamales, se desató  un llovizna fuerte con ventarrón helado que hasta nos sonaban las mandíbulas, y ffue entonces cuando mi tía Lencha me ofreció lo mas indeseable en mi vida: ''Pues tenés que quedarte a dormir con nosotros, Gabriel, porque si te vas, algo malo te puede pasar en la calle pues a varios han asustado por el engramado de esa plaza'', ( y precisamente el engramado está localizado frente a casa de tío Jeremías) , y entré yo en temor porque ya varios me habían contado que ha tío Jeremías lo visitaba el diablo a la media noche.

pero tomando muy en cuenta lo que me advirtío tía Lencha y creyendo que con ella iba a dormir, acepte la oferta, mientras trataba de alentarme y darme ánimo, diciéndome que al día siguiente me iba a disculpar con mamá Juana.
Me platicó sobre otros temas para tranquilizarme, mientras el tiempo transcurría y nos daba sueño para irnos a dormir, eran ya las 10:30 pm cuando resultó mi primera sorpresa.
Me dice mi tío Jeremías: tenés que dormir conmigo, -no tío con usted no me quedo a dormir, y me responde furioso: Y porque no, jodido, no soy tu familia? -cómo no tío, pero me dá pena.

Por fin accedí; si tenía que hacerlo.
Lo mejor empezó un poco después; al acostarme deje la lámpara de mano cerca de mí y alumbrar en caso necesario, para estar pendiente de lo que pudiera suceder. Creo iban a ser las 12:00 de la noche, cuando empecé  a escuchar un fuerte tropel de bestia herrada, el sonido de un freno y chirrido de montura nueva, que como algo fantástico bajaba por la alta y empredada calle del barrio ''El Alto'' , de pronto ya se aproximaba al engramado de la plaza y seguidamente aumentó mi pánico al escuchar el fuerte ruido del portón de la casa que según ví quedó cerrado y trancado; inmediatamente aquel gran caballero así montado subía las escaleras.

Hasta llegar al segundo piso donde dormiamos, al instante yo sentí la presencia de algo extraño muy próximo a nuestra cama, que aunque ya no ocasionaba ningún ruido yo me apresure a tomar mi lámpara para encenderla, y la tomé con gran cautela, pero cuando ya le apretaba el botón del encendido, una mano peluda y helada me arrebató la lámpara y me dijo con voz amenazante y extraña: ''Bruto, si encendés ese foco, te lleva el diablo''. Fue entonces cuando quede casi muerto del susto y con las mandíbulas trabadas. Cuando ya estaba volviendo en sí, los gallos cantaban y se podía apreciar la claridad del día. Desesperadamente dije a mi tío que ya queria irme, y regañandome abrió el portón, salí corriendo, espantado conté lo sucedido a mamá Juana, y desde entonces no vuelvo a visitar a mis tíos Jeremías y Lencha. ENVIADO POR CARLOS CONTRERAS

******************************************************


Archivos

Acerca del blog

Conexion HN Revista Virtual en Conjunto con nuestro Programa de TV ConexionHN Los Sabados 6pm En Vivo por Hondured Canal 13